En este post quiero hablar sobre una pregunta que constantemente se repite a la hora de realizar una micropigmentación, ¿duele? ¿duele mucho? ¿me va  doler? ¿cómo evitar que me duela?

 

¿Duele la micropigmentacion?

La respuesta es, claro que duele, aunque es un dolor tolerable, y como el dolor es algo subjetivo, depende de cada persona y de su umbral y/o sensibilidad al dolor.

 

¿Por qué duele la micropigmentación?

La respuesta es sencilla, se emplean AGUJAS.

Para realizar una micropigmentación se utiliza  una maquina que se llama dermógrafo. El dermógrafo esuna especie de turbina que tiene  un motor que transmite movimientos a una punta y en esa punta es donde se introduce la aguja para poder realizar la micropigmentación.

Con esa aguja se introduce el pigmento en la dermis, justo por debajo de la epidermis (en la capa basal germinativa) de la piel, con una profundidad entre 0’8-1’6 mm.

La dermis es un tejido conjuntivo que está vascularizado, en el que encontramos  abundantes terminaciones nerviosas, y esas terminaciones son las responsables de que tengamos la sensación de dolor.

Aunque sea una aguja muy fina la que se emplea para hacer micropigmentación, y a un nivel muy superficial, se producen pinchazos (estímulos dolorosos) para poder introducir el pigmento, y esos pinchazos duelen, y el dolor dependerá de la percepción individual de cada uno, y de la zona que se vaya a pigmentar, pues las zonas más vascularizadas serán más susceptibles a la sensación de dolor (por ejemplo es más doloroso una micropigmentación en un labio que una micropigmentación decorativa (microtatuaje decoratico) en la espalda.

El grosor de las agujas oscila entre 0,15-1’75mm, y dentro del tipo de agujas, nos encontramos que hay varias combinaciones de agujas según los cabezales, siendo de 1,3,5,8  puntas redondas, planas de 4 ó 6 puntas, magnum de 5-7 puntas…. Todas estas combinaciones son para facilitar el procedimiento que se vaya realizar, como puede ser  rellenar de color una superficie como por ejemplo rellenar una areola, para perfilar un labio…etc, y también a más agujas más dolor.

También influye la velocidad, velocidades rápidas duelen más que velocidades lentas, y duele más un delineado que un relleno.

 

En la imagen vemos consola de dermógrafo, la pluma del dermógrafo (turbiuna) y en la punta de esa turbina esté la aguja

 

 

¿Qué es el dolor?

El dolor es una percepción sensorial localizada y subjetiva que puede ser más o menos intensa, molesta o desagradable y que se siente en una parte del cuerpo, y es el resultado de una excitación o estimulación de terminaciones nerviosas sensitivas especializadas.

La piel posee un gran número de receptores, cada uno es específicpo de un tipo de estímulo. Los receptores de presión de la piel se llaman  mecanorreceptores, los del frío y calor son los termorreceptores, y los nociceptores son los receptores del dolor.

El dolor se produce por la estimulación de los nociceptores.

El pigmento se introduce en el espacio que existe entre la epidermis y la dermis (en la figura corresponde a la línea de color rosado justo donde empieza la superficie naranja), y ahí se encuentran los receptores nerviosos, entre ellos nociceptores, responsables de la sensación del dolor

 

 

¿De qué depende el dolor?

El dolor dependerá de la zona del cuerpo, del tiempo que dure la sesión (a más tiempo más dolor), la velocidad de las agujas (a mayor velocidad más dolor) y la profundidad ( a mayor profundidad más dolor) y de la tolerancia del dolor de la persona.

También influye en el dolor factores ambientales, como son el frío, una sala fría hace que se tenga más sensación de dolor.

El ruido, una sala muy ruidosa hace que se perciba más el dolor, que si se esté en una sala con una ambiente relajado (lo ideal es tener música suave de fondo, aunque no siempre es posible)

Otro factor que influye es si han tenido una micropigmentación previa, y la experiencia que tuvieron. Si lo recuerdan como algo ameno, soportable, tendrán menor sensación de dolor, frente a una sesión previa que reciuerden como dolorosa.

El estado de salud actual influye también en la percepción del dolor. Una persona que se va a hacer una micropigmentación de cejas oncológicas, que ha recibido una noticia de enfermedad, y por lo tanto su estado de ánimo está decaído, tendrá mayor percepción de dolor.

Una experiencia de un familiar o conocido, que se haya hecho una micropigmentación,  hace también que ya se venga predispuesto a tener dolor o a no tener dolor.

Las experiencias negativas hacen que se tenga una mayor predisposición al dolor.

 ¿Qué zonas duelen más?

Las zonas más sensibles al dolor, debido a que tienen un mayor número de terminaciones nerviosas, son: los labios, cejas, párpados, manos, dedos de la mano, pies, dedos de los pies, y zonas óseas (el golpeteo de la aguja retumba contra el hueso, y no hay partes blandas que amortigüen la acción de la aguja)

En micropigmentación las personas refieren como muy dolorosos los labios, cejas y delineado de ojo lo identifican como molesto o sensación extraña, y las areolas, en el caso de la realización de una areola en una mama sometida a reconstrucción mamaria tras mastectomía, como sensación rara pero no dolorosa, y en el caso de la cicatriz periareolar tienen bien sensación de acartonamiento o hipersensibilidad, ésto también depende del tiempo que haya transcurrido desde la cirugía.

¿Cómo es el dolor que se experimenta durante la micropigmentación?

La mayoría de las personas refieren que el dolor es soportable, que no es un gran dolor, sino una sensación desagradable que cesa cuando se acaba de pigmentar.

Lo asemejan a pasar un cepillo de dientes eléctrico por la piel de forma continua, otros refieren que duele mucho menos que depilarse las cejas, otros lo asemejan a una especie de cosquilleo un poco desagradable.

Quienes se han realizado tatuajes previos refieren que no tiene nada que ver con el tatuaje, que “esto no duele”.

En definitiva, hay tantas experiencias de percepción al dolor como personas existen.

 

¿Qué hacer para disminuir el dolor?

La zona no estará anestesiada como tal, ya que son procedimientos mínimamente invasivos, y para ello lo que se emplea es anestésico tópico, y lo que hace el anestésico tópico es insensibilizar la zona.

Se aplicará, de forma tópica, una pomada anestésica al menos media hora antes de la pigmentación, que habrá que dejar cubierta para que haga efecto la sensación de acartonamiento o insensibilización.

En todo momento vamos a notar que nos están haciendo algo, que están pinchando, es una sensación como de “escozor”

Se seguirá aplicando la anestesia tópica durante todo el procedimiento de la micropigmentación, ya que una sóla aplicación será insuficiente. Hay que tener en cuenta que cada procedimiento dura entre 30-90 minutos, dependiendo de lo que se vaya a realizar, y el efecto de la anestesia tópica no cubre tanto tiempo, por eso hay que realizar frecuentes aplicaciones.

Una vez terminado el proceso, habrá que aplicar frío en la zona pigmentada, de esa forma se disminuirá la inflamación, y aliviará el dolor que aparece tras la pigmentación (normalmente al acabar la pigmentación cesa el dolor)

¿Qué ocurre tras la micropigmentación?

Durante las primeras horas, tras la micropigmentación, y debido al proceso de cicatrización de la zona, es normal tener una sensación de dolor y/o escozor. Aquí lo importante es no tocarse la zona ni rascarse. También las primeras horas la zona suele estar inflamada, pero en cuestión de horas disminuye la inflamación.

Normalmente transcurridas 3 horas suele desaparecer el dolor.

En el caso de los labios, y si se toca la mucosa, suelen estar inflamados y se tiene sensación de incomodidad, más que de dolor.

Lo aconsejable es poner frío local, protegiendo la piel de quemaduras por el frío

 

Como conclusión, la micropigmentación duele, aunque el dolor sentido varía de una persona a otra. Para evitar o disminuir el dolor se emplean pomadas anestésicas que lo que hacen es desensibilizar la zona al dolor. Hay unas zonas más sensibles al dolor que otras zonas y esto es debido a su localización y el número de nociceptores que haya en la zona. También hay factores externos que influyen en la percepción del dolor.

No existe por lo tanto, micropigmentación indolora y tampoco existen agujas que no hacen daño, pero sí existen medidas o acciones para disminuir el dolor o disminuir la sensación dolorosa.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario